Una de las más frescas de Venezuela

Estando en un país tan tropical, los venezolanos valoran enormemente cuando en alguna ciudad o pueblo, se disfruta de un clima fresco. De hecho, un gran número de ciudades venezolanas fueron fundadas en zonas montañosas, a más de 400 metros sobre el nivel del mar, obviamente para que fueran más vivibles. El resto, en la mayoría de los casos, fueron establecidas a la orilla del mar, o de los ríos, para recibir las bondades moderadoras de las masas de agua.

La propia capital de Venezuela, Caracas, con muchas áreas cercanas a los 1000 metros sobre el nivel del mar, puede tenerse como una ciudad fresca, si bien el cambio climático y el crecimiento urbano, además de las temporadas calurosas que pueden llegar, hacen que esto no sea una constante a lo largo del día o del año, ni tampoco es la misma en diferentes puntos de la capital.

La ciudad de Mérida, capital del estado del mismo nombre, y ubicada entre los 1100 y los 2000 metros sobre el nivel del mar, sí presenta un entorno templado a lo largo de todo el año. En ella es común percibir temperaturas de 10° C durante la noche, aunque en la zona transitada de la ciudad, durante el día y a plenitud de los rayos solares, se puedan registrar hasta 27 ° C, en las horas pico y dependiendo de la temporada.

Teleférico de Mérida

El Teleférico de Mérida permite pasar de los 1.640 m de Mérida a los 4.765 m del Pico Espejo en un recorrido de 12,5 km
Foto compartida por Beatrice Murch mediante CC BY 2.0

Unas oscilaciones térmicas bastante notables, que van acompañadas de otros cambios bastante bruscos en los niveles de humedad. Este clima fresco, convierte a la ciudad de Mérida (Venezuela) y alrededores, en uno de los lugares más agradables para vivir y visitar.

Muy cerca de ella, y visibles todo el tiempo, se encuentran las alturas más grandes de la cordillera andina venezolana: Entre otros, Los picos Espejo, Humboldt y Bolívar, el cual tiene una altitud superior a los 4900 metros sobre el nivel del mar.