Palacio Cantón

En el número 485 sobre el Paseo de Montejo, al cruce con la calle 43, en el centro de la ciudad de Mérida, se levanta un imponente edificio al que se conoce como "Palacio Cantón", construido a finales del porfiriato entre los años de 1904 y 1911 por el general Francisco Cantón, al que debe su nombre y quien fuera un destacado militar y gobernador de Yucatán.

La majestuosidad del inmueble le mereció que más de uno le llamara "palacio", y no sólo por sus dimensiones, que ya por sí mismas impresionan, sino sobre todo por los delicados materiales empleados en su construcción, importados principalmente de Francia e Italia: pastillaje en yeso, mármol en varios tonos, finos acabados en los techos, columnas dóricas y jónicas, una bella escalinata tallada en mármol blanco y jardines exteriores.

Palacio Cantón

Foto compartida por Rubén Nail mediante CC BY-SA 2.0

El edificio consta de dos plantas, además de un sótano y un ático. Su arquitectura es del estilo ecléctico conocido como Beaux Arts, que se impuso en la Europa de la Belle Epoque y en el México del porfiriato. La mansión fue la primera de un conjunto de residencias dispuestas a ambos lados del Paseo de Montejo.

Usado para distintos fines, el edificio alberga desde diciembre de 1959 al Museo Regional de Antropología de Yucatán. Cuenta con nueve salas de exposición permanente en la planta baja y en la planta alta tiene siete salas para exposiciones temporales, talleres educativos y todo tipo de eventos relacionados con la cultura.

Palacio Cantón

Foto compartida por Nils & Araceli Jonsson mediante CC BY-SA 2.0

En la exposición permanente se exhiben casi 1000 objetos, entre los que destacan piezas de la cultura maya elaboradas en jade, concha, hueso, cerámica, cobre y oro. En esta parte del mueso se trata de mostrar y acercar al público los aspectos más importantes de la cultura maya: los primeros pobladores y su medio ambiente; la evolución de la sociedad maya hasta el desarrollo de construcciones complejas, como palacios, edificios y templos; la conformación del Estado maya como una organización sociopolítica; los rituales y las relaciones comerciales; la cosmovisión maya y el sentido de trascendencia después de la muerte. El acervo museográfico es principalmente prehispánico, aunque también existen piezas de la época de la colonia, como retablos, armas, piezas de cerámica y monedas. También se exhiben algunas piezas de los siglos XIX y XX, como indumentaria civil, religiosa y etnográfica, objetos litúrgicos, una calesa y enseres domésticos. Uno de los mayores atractivos para el público visitante son las ofrendas de jade rescatadas del cenote sagrado de Chichén Itzá.

El museo se encuentra abierto de martes a sábado de 8 a 17 horas, y el domingo de 8 a 14 horas. El lunes se encuentra cerrado. El costo de la entrada es de $ 46.00 pesos mexicanos (aproximadamente 3.5 USD o 2.6 EUR). Estudiantes, maestros y niños menores de 13 años tienen derecho a acceder de forma gratuita. Los domingos la entrada es gratuita para toda persona. El uso de videocámaras se permite previo pago de una tarifa en la taquilla. El museo organiza visitas guiadas, en español y maya, previa cita. También es posible acceder a proyecciones de video, publicaciones y adquirir reproducciones de algunas de las piezas en exhibición.