Monumento a la Patria

Es un imponente monumento, de catorce metros de altura, obra del maestro escultor colombiano Rómulo Rozo, ubicado en una de las glorietas del Paseo Montejo, en el cruce con la Av. Campo Deportivo y se trata, sin duda, de uno de los monumentos más emblemáticos de la Mérida contemporánea.

El monumento es considerado un ejemplo de la arquitectura neoindigenista o neomaya y consiste en un imponente monolito de piedra en forma de hemiciclo que ocupa un cuarto de hectárea, esculpido en su relieve para contar momentos clave de la historia de la nación mexicana, desde la época prehispánica y hasta las primeras décadas del siglo XX, y aún la historia del Estado de Yucatán en particular. En él se funden la piedra, el agua, el fuego y el metal. Se afirma que es el único monumento que fue tallado en piedra directamente en el mundo en el siglo XX.

Monumento a la Patria

Foto compartida por Agustín Cáceres mediante CC BY-SA 2.0

Las obras comenzaron en 1945 y fue inaugurado el 15 de abril de 1956. Labrado en piedra de cantera, en él se evocan hechos representativos de la historia mexicana: la colonia, la independencia, la reforma y la revolución. El origen de la obra es de alguna manera incierto, pues se dice que fue resultado de un concurso convocado por la entonces Universidad de Yucatán para realizar un monumento a la bandera, proyecto que en manos del maestro Rozo evolucionó hasta lo que ahora conocemos.

Se compone por un hemiciclo central con dos rampas, una escalera y una fuente, con un diámetro externo total que alcanza los 40 metros. En la fachada del monumento que da hacia el norte, en la parte cóncava inferior, hay un espejo de agua con un pretil en piedra que imita al lago de Texcoco, con una reproducción de los hechos que dieron pie al escudo nacional: un águila luchando contra una serpiente, sobre un nopal, símbolo de la fundación de Tenochtitlán, el origen de la cultura azteca. En esta parte de la fachada y alrededor, el monumento muestra labrados los escudos de los 31 Estados de la República y el del Distrito Federal.

Monumento a la Patria

Foto compartida por S. Rae mediante CC BY 2.0

En sus paredes superiores se pueden distinguir los cuerpos y rostros de varios personajes que jugaron un papel central en la historia, en la política, en la literatura y en el arte de México. Visto desde la parte frontal, de derecha a izquierda se pueden identificar a los principales personajes de la Colonia. Hacia la izquierda se ubican personajes de la Reforma, la Revolución y el México contemporáneo. En la parte central destaca una figura femenina mestiza, portando un collar de jade del que pende un pectoral, simbolizando la Patria, las manos, adornadas con brazaletes, sostienen un portaestandarte y debajo de éste se observa el escudo de la ciudad de Mérida, y más abajo, una choza en la que arde permanentemente la llama votiva.

También pueden distinguirse otra figuras, como dos animales fantásticos, mitad pez y mitad ave, que representan la soberanía de la nación sobre los cielos y los mares. En la parte inferior se observan dos caballeros tigres provistos de flechas postrados en tierra, protegiendo el fuego sagrado, representan las fuerzas armadas mexicanas. En la parte inferior se puede apreciar una gran ceiba esculpida, con 4 mariposas en la parte superior, la gloria y la conquista de los pueblos de México.

Flanqueando la escalera central se localizan cuatro columnas con pebeteros, representando las cuatro divinidades mayas que desde el cielo fecundan la tierra.

Una visita al Monumento a la Patria se convierte en un recorrido por el tiempo a través de la historia de México.