El Paseo de Montejo

El Paseo de Montejo es la avenida más importante de Mérida y uno de los atractivos turísticos más representativos de la ciudad. Se llama así en honor de Francisco de Montejo y León, conquistador de Yucatán y fundador de la ciudad de Mérida. Se extiende a lo largo de más de 5 kilómetros, desde el barrio de Santa Ana, en el centro de la ciudad, hasta la salida hacia el puerto de Progreso.

El trazo original fue construido entre los años 1886 y 1905 y en su diseño se adivina, guardando las justas proporciones, la inspiración en los elegantes bulevares franceses. En años posteriores se realizaron diversas obras para ampliarlo a la zona comercial de la ciudad. La avenida, flanqueada por grandes árboles, cuenta con un camellón y numerosas glorietas. A ambos lados de la avenida se levantan importantes monumentos, templos, iglesias, hermosos palacetes y mansiones que pertenecieron a acaudalados personajes del siglo XIX y principios del XX, que hoy son edificios emblemáticos de la ciudad, muchos de los cuales albergan a numerosas instituciones públicas y privadas, y otros tantos aún son residencia de familias meridanas.

Monumento a los Montejo

Monumento a los Montejo, conquistadores y fundadores de Mérida
Foto compartida por Graeme Churchard mediante CC BY 2.0

El Paseo se encuentra dividido en dos secciones, “El Paseo Montejo” y la “Prolongación Montejo”, para distinguir el trazo original de las posteriores ampliaciones. Antaño una zona residencial para las familias más afortunadas de la ciudad, hoy sobre el Paseo o en su alrededores se ubican numerosos hoteles, tiendas, restaurantes, bares, cafés y pastelerías, convirtiéndose en una zona de gran actividad nocturna. Y en lo que se llama el “Remate de Montejo”, en su extremo sur, es costumbre que los sábados, de 8 a 12 de la noche, se organiza la típica Noche Mexicana con música regional y vernácula, bailes típicos, venta de antojitos mexicanos y artesanías.