Templo de Diana

El Templo de Diana, que fue construido a finales del siglo I a.C. con granito procedente de las canteras cercanas de Proserpina, es el único edificio religioso de la ciudad de esa época cuya estructura se mantiene en un estado de conservación aceptable, en parte gracias a que en el siglo XVI se levantó en su interior el Palacio de estilo renancentista del Conde de los Corbos.

Templo de Diana

Foto compartida por Xosema mediante CC BY-SA 4.0

El templo estuvo en uso hasta el siglo V y no estaba dedicado a la diosa Diana sino al culto imperial, cuenta con una configuración similar a otros templos clásicos grecorromanos, con una planta rectangular (de 32 por 18,5 metros) rodeada de columnas y una fachada principal de seis columnas orientada al foro municipal y coronada por un frontón en forma de arco de medio punto.